Con el tema “Inteligencia Artificial: ¿Progreso o Amenaza para la Humanidad?”, el expresidente de la República Dominicana y presidente de Funglode explicó el objetivo del foro, celebrado este 14 de abril de 2023, en Casa de Campo. Subrayó que, “al igual que el internet, la inteligencia artificial es una tecnología que vino para quedarse.”

SANTO DOMINGO.-  Expertos reunidos en el  IV Foro Global @ Casa de Campo resaltaron los grandes avances, riesgos y problemas que genera el uso de la inteligencia artificial (IA) en el siglo XXI. En el evento tuvo una participación estelar la Robot Sophia, un humanoide, capaz de mostrar expresiones humanas e interactuar con personas, ayudando a promover el debate público sobre la ética de la IA y el futuro de la robótica.

Con el tema “Inteligencia Artificial: ¿Progreso o Amenaza para la Humanidad?”, el expresidente de la República Dominicana y presidente de Funglode explicó el objetivo del foro, celebrado este 14 de abril de 2023, en Casa de Campo. Subrayó que, “al igual que internet, la inteligencia artificial es una tecnología que vino para quedarse.

“Este Foro Global @ Casa de Campo, como puede observarse, tiene lugar en un momento especial en que el tema de la inteligencia artificial cobra particular importancia”, sostuvo el presidente de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode).

Subrayó que, “al igual que internet, la inteligencia artificial es una tecnología que vino para quedarse. Contribuirá a mejorar nuestras vidas. Ya se utilizan para desarrollar herramientas que detecten el cáncer de forma precoz, calcular el riesgo y beneficios potenciales de inversiones, catástrofes naturales, desarrollo de robots humanoide; potencialización de industrias como la espacial y la submarina”, entre otras.

Luego de citar investigaciones realizadas por destacados estudiosos, Fernández dijo que, “la investigación y desarrollo de inteligencia artificial deben reenfocarse en hacer que los sistemas potentes y de última generación de hoy en día, sean más precisos, seguros, interpretables, transparentes, confiables y leales”.

El Dr. Fernández añadió que “hay, sin embargo, algunos mitos que no se corresponden con la realidad. La inteligencia artificial no conlleva un riesgo existencial para la humanidad. No se trata de una lucha de máquinas contra seres humanos. Las máquinas no son capaces de pensar por sí mismas. Solo piensan con relación a lo que son programadas. Solamente pueden representar un riesgo para la humanidad, si los propios humanos lo hacen posible”.

Sobre las acciones a seguir, estableció que “a partir de la realización de este foro, Funglode pretende desarrollar un conjunto de iniciativas, como sería la aplicación de un programa de formación de docentes desde el kínder hasta el bachillerato, de inteligencia artificial, con la colaboración del Instituto Tecnológico de Massachussets y la Universidad George Mason con las cuales ya hemos estado en conversaciones para tales fines”.

Mencionó de igual manera que se busca “diseñar programas de colaboración con universidades nacionales e internacionales, así como con centros de investigación, para la aplicación de programas de inteligencia artificial que sirvan para el desarrollo de industrias, áreas de servicios y centros de salud”.

Tras su intervención, Fernández sostuvo un intercambio con la Robot Sophia y dio paso a preguntas del público.

Marco Herrera, director ejecutivo de Funglode, dio inicio al foro con un agradecimiento a quienes colaboraron con Funglode para el desarrollo del evento e incentivo a tomar en cuenta las disertaciones de los expertos sobre los avances que continúa teniendo la inteligencia artificial, en el contexto de una reflexión más profunda de cuáles son sus ventajas y sus riesgos.  

Por su parte, la Dra. Jeanne Lim, presidenta de Being AI, intervino con el tema: “Seres de IA: coevolucionando con la Humanidad”.

Sucesivamente, el Dr. David Hanson, presidente de Hanson Robotics, empresa con sede en Hong Kong, desarrolladora del robot Sophia, expuso sobre la “Emulación Humana en IA y Robots para Inteligencia General Artificial (AGI) y Sintiencia de Máquina a Través de la Encarnación Similar a la Humana y las Humanidades Integradoras”.

Ulrike Till, directora de Propiedad Intelectual y de la División de Tecnologías de Vanguardia, de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) se refirió a las medidas que están siendo tomadas por los gobiernos en cuanto a regulación en IA.